Buscar
  • David Conejero

Reflexión sobre las bodas y las parejas

Estos días de confinamiento a veces se hacen un poco largos, da tiempo a mucho, quizá a demasiadas cosas y como no, tambien da tiempo para sentarse, echar la vista a atrás y ver como ha evolucionado David Conejero Wedding Photography dentro del mundo de las bodas. Empezamos muy novatos, adquiriendo experiencia con cada boda que hacíamos, y así íbamos mejorando nuestro trabajo. Al principio nos encontrábamos con parejas de todo tipo, estaban las que nos contrataban por el precio reducido que ofertábamos al principio para así darnos a conocer, las que lo hacían por cercanía o feeling, tambien habían parejas que nos contrataban sin apenas ver nuestro trabajo o eso creemos después de ver el panorama, y claro que estaban las parejas que confiaban en nosotros por el trabajo que íbamos realizando e íbamos subiendo a las redes.


En estos años como fotógrafos de boda podemos decir con orgullo que el 98% de las parejas que hemos tenido la suerte de conocer han sido parejas excepcionales, ¿y ese restante 2%?.

Pues voy a ser sincero, no me apetece callarme, como en todo en esta vida te encuentras con parejas que, siendo claro, desearías que no te hubieran elegido para realizar su boda, ahora pensaréis que es algo egoísta por mi parte, tenemos que adaptarnos a todo, que malas personas que somos... Me parece perfecto, para gustos colores, pero nuestro trabajo se basa en sentirnos bien, sentirnos aceptados y sobre todo sentir el tener la confianza de la pareja, porque solo de ese modo vamos a ser capaces de hacer nuestro trabajo, nuestro estilo de fotografía, una fotografía basada en momentos y no intervenir en la mayoría de ocasiones.


Aqui, desde el balcón de mi casa, y como tengo algo de tiempo voy a poner el ejemplo de una pareja, obviamente sin dar nombres por respeto y porque no merece la pena. Nos contrataron porque la madre de la novia conocía a la madre de otra novia a la que le habíamos hecho la boda y nos recomendó, cuando se pusieron en contacto con nosotros dieron mucha más importancia a los detalles técnicos que a los "artísticos", como el tipo de material que llevamos, clase y modelo de nuestras cámaras, formato de los archivos de video, compresión del audio... Cosas que por supuesto se pueden preguntar, pero siempre antes o después de ver nuestro estilo y estar seguro que éste se adapta a lo que vais buscando, pero en fin, no fue el caso. Como os podéis imaginar todo fue de mal en peor, los novios eran muy clásicos, algo que no pega con nosotros, pero hicimos nuestro trabajo y lo entregamos sin ningún tipo de problema, ¿ninguno? ¡error!. una vez entregada la boda nos dice el novio que habló su hermano en la iglesia y no lo habíamos ni grabado ni hecho fotos, ¿lo veis normal? nosotros no, pero obviamente buscamos una solución y nos pusimos manos a la obra.

Lo primero que le preguntamos fue si estuvo en su casa, porque no lo veíamos, la respuesta es que no estuvo en su casa, (primera causa de no conocer a su hermano), bueno, seguimos investigando... Nos pusimos a comprobar la secuencia de tiempo entre foto y foto que es algo que queda reflejado en los metadatos y no se puede modificar, pues bien, vimos que todas las fotos se hicieron con una diferencia de unos 5 segundos, como mucho existía entre foto y foto 1 minuto por lo que no conseguimos encontrar el momento. Después nos pusimos a ver los videos para ver si grabando a la gente, detalles... se escuchaba al hermano hablar de fondo pero, ¿a que no adiivináis? Nada, no se escuchaba al hermano en ningún momento. Esa fue la única pega que nos puso la pareja, por lo que reunidos todo el equipo y con unas dudas enormes de haber fallado decidimos abonar 200€ por ese momento, cosa que como no, aceptaron enseguida, (al final calas a este tipo de parejas). Se quedaron súper contentos con su abono, seguimos con todo y le hicimos el álbum, lógicamente después de subsanar este malentendido, album entregado y todo se queda ahi.



Esta foto no tiene nada que ver con lo escrito aqui, la he elegido como admiración a todas las fuerzas de seguridad del estado y ejército en la labor que están realizando día tras día



Pero... ¡sorpresa!, después de un año y medio nos pusieron un comentario negativo sabiendo el daño que eso puede ocasionar a nuestro trabajo. Al principio me ponía súper nervioso, pensaba en que me iba a hundir todo lo logrado hasta la fecha y cosas de esas, hoy en dia no es que no me moleste pero he aprendido a aceptar a este tipo de parejas, a saberlas "llevar" y a no darles ni un minuto de protagonismo.

Sois muchas más las parejas que sois lo mejor que nos ha podido pasar, nos ilusionáis como el primer día cuando nos decís que contáis con nosotros para vuestra boda. Este último año las 60 parejas que confiasteis en nosotros habéis sido todas de 10, ¿sabéis por que? Porque valoráis nuestro trabajo, y nos contratáis porque os gusta nuestro estilo, eso es lo ideal, para asi después no llevaros sorpresas y a ese 2%, en pena cuarentena en mi casa os digo ya, os hemos calado y algo que jamás volveremos a hacer es realizar cualquier tipo de abono. Defenderemos nuestro trabajo hasta el final, porque estamos seguros de lo que hacemos y orgullosos del mismo, aceptaremos cualquier fallo que podamos cometer como personas que somos, pero ante el abuso de parejas que buscan únicamente beneficios económicos vamos a proceder de manera judicial porque el esfuerzo, formación y pasión de cada uno de los miembros del equipo es máximo y vamos a ponerlo en valor.


En fin, pediros perdón por este testamento pero me apetecía desahogarme en el blog y de este modo también me ha servido para sobrellevar este aislamiento que espero que todos estéis pasando de la mejor manera posible, con la máxima saludo y en nada nos vemos ¡y nos tomamos una cerveza!



4 vistas

Volver al Inicio

@2019 by David Conejero Photography