Buscar
  • David Conejero

Cuando amas las bodas


Todo el mundo aspira a hacer lo que le apasiona y es algo que aconsejo enormemente. No diré que es fácil, es duro, muy duro, pero merece la pena.

El día que tuve la suerte de realizar mi primera boda como fotografo en solitario los nervios inundaban mi estómago, ¿tendré todo listo?, ¿las baterias?, ¿tarjetas?, ¿flash de repuesto?... ¡un sin fín de preguntas! pero todo estaba listo, menos una cosa... mis sentimientos. Cuando comencé a realizar fotos notaba como la piel se me erizaba, sabía que era lo que me llenaba y me dije a mi mismo que quería dedicarme a las bodas al 100%. Cada detalle, cada gesto entre la pareja me hacía especial ilusión y me presionaba a mi mismo para no dejar escapar ni uno solo de esos detalles, porque si yo fuera uno de los protagonistas no querría perder nada por el camino y así empecé a hacerlo.

Mi estilo de fotografía evolucionó, mi formación especializada en fotografia y vídeo de boda acaparó cada minuto de mis días y siempre teniendo las mismas ganas de seguir creciendo para no solo hacer fotos, cosa que puede hacer todo el mundo, sino inmortalizar lo que yo veo, miradas, gestos, momentos irrepetibles en unas fotografías con estilo propio, un toque especial.

Cuando trabajas pensando en lo que a ti te gustaría recibir en cuanto a calidad, momentos, material... es entonces cuando sabes que las cosas las estas haciendo bien, después vienen las felicitaciones y las opiniones positivas por parte de las parejas, pero todo comienza dentro de uno mismo, "cuando haces lo que amas todo tiene que salir bien, ¡todo va a salir bien!".





2 vistas

Volver al Inicio

@2020 by David Conejero Photography